Llegó el momento de entutorar y asociar

Aunque estemos todavía en primavera, mayo siempre anuncia con sus calores el verano. Vamos a hablar de una de las estrellas del huerto en este momento, el tomate. Y es que esta planta de buen comer (abono), de buen beber (riegos) y que necesita tomar el sol, también requiere de ciertos cuidados, uno de ellos el entutorado.

Cuando alcancen una altura en la que se puedan caer las plantas por el peso de los frutos, estonces nos estarán pidiendo que las entutoremos. Este verbo hace alusión al tutor, que es el soporte al que se ata la planta. Lo ideal es hacerlo con cañas de bambú.

Además necesitaremos una cuerda para sujetarlas al tutor, elegiremos preferiblemente una fibra natural, para que luego al quitarlas sean compostables. Así lo muestra Óscar el hortelano en este vídeo:

Os dejamos algunos modelos de entutorado que podéis emplear también:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pero no sólo de tomates vive el/la hortelan@, hay mucha abundancia en el huerto ahora mismo, y una asociación muy interesante que podemos hacer es la Milpa, también llamada Tres hermanas o asociación precolombina. En América, desde hace cientos de años, mucho antes de que llegaran los españoles, algunos pueblos indígenas cultivaban calabazas, maíz y judías juntos, porque sabían que se benefician mutuamente y les aportaban tres nutrientes básicos de su dieta: hidratos de carbono (calabaza y maíz), proteínas (judías o frijoles como lo llaman allí) y vitaminas (calabaza).

Eso se debe a que el maíz hace de tutor natural de las judías verdes. Las judías verdes, trepan por el maíz con sus zarzillos y aportan nitrógeno al suelo, lo que beneficia a los otros cultivos. Mientras que la calabaza, de porte rastrero, se beneficiará de la sombra generada por los otros dos y además evitará el crecimiento de hierbas indeseadas y será un acolchado natural que retiene la humedad.

¿Queréis comprobarlo? Pues tendréis que sembrar primero el maíz, entre mayo y junio, cuando crezca unos 15-20 cm. podréis plantar las calabazas y sembrar las judías verdes. Milpa Los Ángeles

¡La unión hace la fuerza, y en el huerto lo llamamos biodiversidad!